Y sigo con la “inversión” inmobiliaria.

Un querido amigo me envía el enlace a este artículo como respuesta a mi respuesta a su “quiero comprar un piso para invertir”. Añadamos que tiene 27 años y sigo pensando que debería de estar prohibido comprar una propiedad inmobiliaria hasta los 35.

Este país está convencido de varias cosas:

– de que el precio de la vivienda no cae nunca. Da igual que en los últimos años haya habido desplomes del 30% y se hayan pronósticado futuras caídas de otro 30%.

– de que la “inversión” en vivienda es la mas rentable de todas.

– de que la “inversión” en ladrillo está exenta de riesgos.

El artículo se atreve a afirmar que “comprar un piso o local para alquilar suele conllevar escasos riesgos”, que no es la mentira mas gorda de todas las que incluye, si bien no es pequeña en absoluto. Impago, conservación del inmueble, periodos en los que no se alquila, etc. no parecen riesgos para quien hace tan aventurada afirmación.

Continúan justificando su teoría poniendo como ejemplo lo que se podría obtener comprando un piso en la mejor zona de Madrid y alquilándolo. El problema, pequeñito, es que generalizar los resultados de un caso tan concreto es una barbaridad como conozco pocas. Un querido amigo decía que “hay lo que hay, y el mundo se expande”. Pisos en Goya hay los que hay y la demanda siempre superará a la oferta. Un antiguo contacto cayó en el mismo error cuando, al leer en Irlanda que el mercado inmobiliario en España se había derrumbado, me pedía que le encontrara un tres / cuatro dormitorios en Marbella, preferiblemente en la Milla de Oro, por €350,000 / €250,000, preferiblemente en la parte baja de la banda definida.

Señores: comprar ladrillo no es invertir, es otra cosa. El que lo afirme o es un ignorante o tiene un interés en que se extienda tal convicción para aprovecharse de algún modo. El único modo válido de invertir en ladrillo es a través de un fondo de inversión inmobiliario o en una SOCIMI, pero con cuidado y un adecuado asesoramiento, porque puede que nos encontremos con desagradables sorpresas si no tenemos claro lo que estamos comprando y las características de un producto como este.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *