Ya te explico yo lo que garantizan.

Los garantizados son un producto ni fú ni fá. No son lo peor de lo peor, como los estructurados, pero apenas cuentan con ventajas. Y mal usados sí que son pésimos.

Lo único que garantizan es que no vas a ganar dinero. Y si hay suerte y consiguen batir a la inflación, pues entonces no lo perderás.

Morningstar nos cuenta regularmente el resultado obtenido por los partícipes de garantizados a vencimiento. En agosto ha pasado lo previsible: los de renta fija se han comportado…. como renta fija y los de renta variable no han dado disgustos, salvo que hagas cálculos y compruebes lo que has dejado de perder por invertir en un ligre, una mezcla rara que no sabemos para qué sirve, pero que está ahí porque… ahí está.

Si quieres renta fija… compra renta fija o depósitos. Te ahorras las escandalosas comisiones de “gestión” que se cargan por una actividad agotadora conocida como “comprar deuda pública y esperar a que venza” y no asumes el riesgo de liquidez que implica que la garantía de estos productos sólo aplique al vencimiento. Si necesitas el dinero y tienes que reembolsar el garantizado tendrás que asumir eventuales pérdidas. Si has contratado un depósito, la pérdida máxima será igual a los intereses devengados. Eso sí que es tener el capital garantizado.

Si quieres renta variable…. pues compra renta variable, no este extraño híbrido que no te ofrece la rentabilidad de las acciones aunque tomen su nombre en vano.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *