Profe, profe, ¡me las sé!

Tenemos en Cinco Días “la nueva estrategia de la banca“. A ver qué se está cocinando. Saco citas y las comento.

“se regresa, para entendernos mejor, a la banca comercial tradicional, que expresa unas formas y maneras de entender el negocio”. Lo dudo.

“nuevos servicios, productos y modalidades que desplegarán los bancos desde sus oficinas, por cierto, donde el cliente continúa siendo un desconocido o, más bien, un visitante de paso en la mayoría de los casos. ”

Los nuevos productos me aterran, me tienen que convencer de que los nuevos servicios vayan a ser verdaderamente beneficioso para el cliente y resulta que las modalidades de comercialización…. se están dirigiendo hacia la banca a distancia, on line y no hacia la oficina. Porque los clientes bancarios más rentables son los que menos pisan la oficina, por hacer menos uso de los recursos cada vez más escasos al estar reduciéndose la red, entre otras razones.

“Compárese el grado de modernidad con el funcionamiento y el estado de los cajeros automáticos, por cierto, el dispositivo tecnológico que más ampliamente utilizan los clientes.

¿Qué hay que modernizar de los cajeros aparte de que sacar el dinero sea aún más rápido, todas las demás opciones no son más que muy secundarias y accesorias y no entiendo qué más hace falta.

¿Dará más confianza este modelo de banca tradicional?

¿El cliente será por fin el centro y razón de ser de su negocio? Casi me caigo del ataque de risa. ¿Poner el cliente en el centro y razón de ser del negocio? ¿Qué será lo próximo? ¿Prestar dinero en su punto justo? Ni como un marinero borracho gastando ni como el dueño de Ikea en los gastos de empresa.

¿Explicarán más claramente dónde invertimos o qué compromisos adquirimos al realizar nuestras operaciones?

Un profesor de Dirección Comercial me dijo: “Si tú no sabes comprar, ¿para qué voy a tener yo que aprender a vender? “Mientras el cliente de servicios financieros no se informe previamente de lo que necesita y no cambie de opinión cuando el comercial del banco le chalanee para colocarle el producto en campaña….

¿Informarán con más precisión de los riesgos y oportunidades de ahorro e inversión?

Sí hombre, y cargarán los gastos según la Ley, informarán de las modificación en condiciones cumpliendo el artículo 22 de la Ley 16/2,009 de Servicios de Pago y venderán cada producto al cliente cuyo perfil sea el adecuado.

¿Tendrán más empatía con el cliente? 

Empa -¿qué? ¿Esa no era la protagonista de la película Ágora, de Amenabar?

¿Comprenderán más los negocios, especialmente de pymes, autónomos y emprendedores?

¿Responderán más en tiempo y forma a las reclamaciones?

Los bancos han atendido el 18% de las resoluciones favorables al cliente del Servicio de Reclamaciones del Banco de España. Hace diez años fueron el 74%. Usando un término del análisis técnico: el único soporte que se avizora en esta tendencia está en el 0%. Eso sí, es un soporte fuerte, parece difícil romperlo.

¿Serán en general más accesibles, a partir del director de oficina?

¿Sonreirán algo más?

Cuanto más y mejor se desempeñen estos puntos, más lo que usted lector añada, mayor será el número de clientes que acudan a la oficina bancaria, (…) y la seguridad de realizar una buena inversión de los ahorros será más placentera para el cliente, y rentable para el propio banco. Así se conseguirá elevar el grado de fidelización, y con ello el volumen de negocio, como las ganancia. La obsesión por la propiedad de la vivienda nos convierte en rehenes del banco, no en clientes. Como no podemos “votar” con los piés yendo a la sucursal de en frente la fidelización no se basa en el miedo a perdernos sino en los altísimos costes que conlleva el cambiode prestatario hipotecario.

suponiendo que los riesgos crediticios estén eficientemente administrados, equidistantes de los créditos fáciles y sobreponderados otorgados en cantidades desconocidas antes de  la crisis.  Me parece que es mucho suponer.

Sin duda alguna, la calidad de los servicios, los productos y la relación con el cliente marcarán el éxito de la gestión y rentabilidad de la oficina, que se convierte en un acelerador de beneficios y microcosmos bancario.

Me remito al hecho de que somos rehenes, no clientes.

adquiere relevancia la formación en habilidades gerenciales, comerciales y sociales, constituyendo un punto crítico de diferenciación ante el cliente, hacia la competencia y el mercado en general.

Me vuelvo a remitir a lo anterior.

La actual crisis impone un entorno altamente cambiante, innovador y competitivo, donde tanto los bancos como las cajas de ahorros que han quedado se han convertido en sistemas organizativos de naturaleza dinámica, abiertos y fluctuantes al mismo tiempo.

Sin duda, el banco/caja ganador (…) será aquel o aquella que mejor cohesione y capacite a sus equipos humanos, vectores clave para lograr que las entidades evolucionen de una manera equilibrada, evitando situaciones críticas y descompensadoras que les hagan resentirse en su nivel de eficiencia, calidad y servicio ante sus clientes, que –no olvidemos– son alfa y omega y que además, con la crisis, su cultura financiera se ha elevado considerablemente y sus percepción sobre el sector se ha resentido.

La banca española, asimiladas las experiencias múltiples y dolorosas tanto económicas como sociales que ha traído la crisis consigo, debe integrarlas para así ganar proximidad y mejor entender la manera y forma de plantear la nueva banca comercial tradicional, especialmente ante las familias, pymes, autónomos y emprendedores en general, segmentos que fundamentan su negocio y reconocimiento social.

no hay espacio ni tiempo para hacer que la banca sea aburrida, la economía española en su conjunto necesita de su vivacidad, eficiencia y creatividad, la necesita más que nunca.

Por lo que más quieran, no le hagan ni el más mínimo caso. Lo único que necesitamos más que la banca más aburrida del mundo es que el banquero vuelva a ser un señor con bigote, cara de mal humor y que sólo diga que no.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *