Claves para contratar productos financieros. Yo añado los riesgos.

Cinco Días nos da las claves para la contratación de productos.

La pérdida de atractivo de los depósitos, con unas rentabilidades cada vez más bajas, está obligando a los ahorradores más conservadores a explorar alternativas de inversión donde depositar su dinero a cambio de una rentabilidad interesante. Aunque los riesgos pueden aumentar según el tipo de producto, seguir unas sencillas pautas puede minimizar la exposición a productos de inversión más complejos.

EFPA España (delegación en España de la Asociación Europea de Asesores Financieros) ha elaborado una lista de consejos para los inversores minoristas que quieran dar el salto a otro tipo de productos financieros.

Nadie da duros por pesetas: el riesgo es caer en el timo de la estampita. Las preferentes se pueden hacer equivaler a estampitas. Los “Valores Santander”, lo eran. Estampitas.

Buen asesoramiento: Si nos quedamos en manos del “gestor” comercial de la entidad este caerá en lo que se denomina “Riesgo moral” o “Riesgo de agencia”: Tiene información privada sobre las consecuencias de sus acciones pero dichas consecuencias las sufrirá un tercero. Si la inversión resulta inadecuada, las pérdidas serán para el cliente.

Entender en lo que se invierte: el artículo sugiere leer el contrato completo y entender todas las cláusulas. Creo que no es necesario llegar a tanto. Las preguntas que nos dan toda la información son pocas:

– ¿obtendré la rentabilidad que se anuncia en en negrita en todos y cada uno de los casos?

– si se afirma que sí, ¿quien me lo garantiza?

– ¿por qué la rentabilidad es superior a la normal de mercado? ¿a qué renuncio por tal diferencial?

– si quisiera recuperar la inversión antes del vencimiento, ¿a qué renuncio?

a) ¿no obtendría toda la rentabilidad?

b) ¿tendría que asumir pérdidas? ¿De qué dependería?

c) ¿simplemente no podría recuperar la inversión?. Esto no es fácil que sea así, pero sí que si lo hacemos tengamos que sufrir cuantiosas pérdidas, lo que es casi lo mismo.

d) ¿cual ha sido el comportamiento de productos similares en el pasado? Si no es equivalente al que me prometen, ¿por qué el ofrecido se comportará de otro modo?

Tener en cuenta la fecha de vencimiento: Si nuestra inversión vence antes de la fecha en que tenemos previsto hacer uso del dinero para el objetivo marcado sufriremos el riesgo de reinversión: puede que los rendimientos que podamos obtener si reinvertimos sean menores que los iniciales. Es más, es casi seguro porque salvo en circunstancias no habituales, los tipos de interés a corto plazo son menores que a largo plazo.

Si el vencimiento es posterior a la fecha marcada para el objetivo, sufriremos el riesgo de liquidez, puede que necesitemos vender en el mercado secundario y suframos pérdidas si la evolución ha sido contraria a nuestros intereses.

Los distintos riesgos, aquí.

Analizar los costes totales asociados al producto: Los productos conllevan gastos, es evidente. Pueden ser conocidos, se publica las comisiones de gestión y depósito, u ocultos, como los gastos que se producen con la compra y venta de valores.

Conocer los riesgos: todo producto elige entre tres variables:

– liquidez

– rentabilidad

– seguridad

Todo lo que se obtenga de más en una significa renunciar en otra. Quien ofrezca rentabilidad y seguridad nos está ocultando algo.

Si alguien nos ofrece una rentabilidad muy superior a la de mercado, el producto:

– o no es seguro en absoluto

– o no es legal

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *